domingo, 26 de junio de 2016

Tener hijos o la imposibilidad del silencio: frases memorables



Siempre me ha sorprendido (y no tengo claro si admirado) esa clase de personas que SIEMPRE tienen algo que contar.  Personas o blogs…, creo que no todos los días se puede ser tan ocurrente, ni todos los días pasa algo digno de contar. 

Eso pensaba hasta hace un par de años. Pero desde que mi hija domina la palabra, porque os aseguro que la domina, tengo en casa la prueba viviente de que se puede hablar sin respiro, cada minuto, cada segundo. Observo perpleja a diario su elocuencia, y la equiparo al horror vacui artístico. Mi hija tiene horror vacui no al espacio en blanco, sino al segundo en silencio. 

Esto, que puede resultar muy divertido dadas las ocurrencias que salen de su cabeza, puede sacar de quicio al más pintado, cuando en un minuto te pregunta 5 o 6 veces “tú cómo te llamas”, o le da por desgranar historias inventadas y argumentos más elaborados. 
En mi hija admiro esa capacidad, pero claro, no soy objetiva.

Mi hijo, sin embargo, es más precavido, aunque también va sembrando sus perlas y de vez en cuando nos sorprende con alguna ocurrencia. Padece también lo suyo la verborrea de su hermana, y sus “que te calles ya” empiezan a ser épicos.

Como he hecho un par de veces en verano (aquí y aquí), este curso he ido recogiendo algunas de sus frases y sus momentos, que también son los míos, los más divertidos, los más adorables y a menudo también los más fácilmente olvidables. Por eso de vez en cuando, simplemente me encanta recoger algunos de ellos. 

Espero que os entretengáis.

Mamá, te lanzo un rayo y te encongelo. Chas, ahora estas desencongelada.
Diego suelta un suspiro de alivio siempre que le doy un beso mientras duerme, justo antes de irme yo a la cama. Siento que le alivio de las penas del día y eso me gusta.
Mamá, mamá, mamá (como 20 veces en bucle). Va su padre y dice "y poque no mene mama???"... como si fuese más importante el hecho de que yo no vaya que lo que tenía tanta urgencia por contarme.
- Paula, nos vamos a casa
- U miuto, ¿vale?
En una misma mañana Diego me pide sobacos para desayunar y a las dos horas me pregunta que si cuando se lanza un cohete al espacio vuelve solo el cohete o también la lanzadera. Vamos de un extremo a otro con mucha soltura.
- ¿Cómo se llama tu amigo? - me pregunta Paula
- Mi mejor amigo es papá
- Yo le quiero infinito
El puesto de churros de la puerta del cole es el puesto de shulos y pompas 

En el coche, de camino al cole de Diego: Mamá, ¿qué tal tu pabajo en... (chapurreo del nombre de mi empresa).
- ¿A que te cuido bien, mami?
Paula esta tan acostumbrada a la tablet que en la piscina ella nada con tablat
Después de las navidades, en su habitación: Diego pregunta
- Mamá, ¿dónde están las sardinas? 
- ¿Qué sardinas hijo? 
- Esas que hacias así y se deshacían. 
- Ahhh, las serpentinas... se gastaron
Si algun día vienes a mi casa y el turulo del papel higienico en el baño está lleno de burruños de papel, ha sido mi hija...
Diego dice que salió de la tripa antes que Paula para estar un poco tranquilo.
- Mami, tengo una pregunta para ti - dice Paula
- Dime
- ¿Qué haces?
Jopetissss, jopetisss, mi bolso de Peppa Pig se ha atascadooo
- Paula, hoy te has levantado con el pie izquierdo
- Mamá, ¿cual es mi pie izquierdo?
Bajando en el ascensor Paula observa con demasiada atención y persistencia a una vecina. Le pido que por favor no mire tan insistentemente y comienza a observarnos alternativamente a mi vecina y a mi, con un incensante movimiento de ojos tipo péndulo. Cuando la vecina se baja del ascensor, le pregunto, ¿por qué mirabas tanto a la vecina? Porque no me gustaba…
Mis hijos han cogido la costumbre de contestarme con la frase “vale señora”, que se convierte en “vale señorita” en el mejor de los casos. Me llaman Señora siempre que pueden. Han empezado a adornarlo con cualquier palabra que se les ocurre, casi siempre Señora “Cus”, aunque el otro día me cayó un “Señora Moto GP”. Lo cierto es que me hace gracia.
Una tarde en el parque juegan a que se casan entre ellos. Todo es “cariño ven a casa”, cariño esto, cariño lo otro. Viene Paula y me dice: “nos estamos imaginando que nos hemos casado y que yo soy tu mamá y Diego tu papá”. Le pregunto a Diego, “¿y a dónde os habéis ido de viaje de novios?” y me responde “a una vida nueva”.
- Paulina
- Qué
- Te quiero infinito
- No me llamo Paulina, me llamo Paula
- Paula
- Que
- Te quiero infinito
- Y yo a ti
Sabina suena en el coche. Paula le dice "calla señor"
- Mamá
- Qué
- Oigo una cosa
- ¿Y qué cosa es?
- Mi culo
Me cuentan que mientras se bañaban han roto una cosa, pero que esté tranquila, que "lo va a arreglar papa porque es un genio" 
- Paula
- Qué
- Se te va la pinza
- Pero si hoy no tengo pinza, que tengo coleta 
Mama, miame, miame, miame... La miro y me dice ¿qué haces?
-Dios mío no puedo más en esta vida - dice Paula
-¿Quién dice eso? - Pregunto, consciente de la respuesta
-Tú
Horrorrrr
Nos vamos de viaje y dice Paula
- Adiós caca, te vamos a echar de menos
- Noooo, adiós no porque se viene con nosotros, está dentro de nuestro cuerpo - contestó Diego.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...