viernes, 29 de enero de 2016

Este año, ¿lees conmigo?



Como os conté hace unas semanas, uno de mis planes para este año es leer mucho, pero mucho mucho muchísimo. También es cierto que tal y como sospechaba allá por el mes de octubre (vergüenza me da...), me iba a costar afrontar el libro que tenía entre manos, de más de mil páginas. Y como al final todo lo que sospechas se hace realidad a costa de interiorizarlo, he tardado un montón. Pero, del mismo modo, me propuse que enero no acabaría con ese libro en la mesilla de noche, y lo he logrado.


El esfuerzo se debe a mis ganas de ser de nuevo ratón de biblioteca, pero en parte también a que me he subido al carro de un reto lector. ¿Y por qué? Os preguntaréis. Pues porque cuando mi hermana llamó por primera vez a mi puerta con este tema, no le hice ni caso. Pero… volvió a llamar… y entonces me pilló en un día predispuesto, soñador, lector y ambicioso. Y dije que sí. Eso sí, como no soy tan fácil como podéis estar pensando, le puse mis condiciones, a saber: no voy a seguir el orden de la lista y pido, ¡por favor!, que puesto que un mismo libro no puede cubrir 2 categorías, que al menos el libro que me haga llorar pueda ser una excepción. ¿Por qué? Preguntaréis de nuevo… Pues porque, en primer lugar, no es fácil que un libro me haga llorar. Y en segundo lugar, ¿cómo se busca un libro que te haga llorar? Creo que hasta que no te lo lees, es algo difícil de saber. 


Sé que el tema de los retos lectores tiene grandes amigos y grandes detractores. Yo me he posicionado siempre con un poco de recelo, creía que estas cosas no iban conmigo. En la charla del día de las librerías con Muñoz Molina se abordó este tema, y el público más purista se posicionaba totalmente contra ellos. Os diría que llegaban incluso a ofenderse. Parece ser que un reto lector se ve más por el lado de la cantidad que por el de la calidad, de presumir en las redes sociales y con los amigos: “ey, me he leído 2000 páginas este mes…”.


Como os digo, no creía que estas cosas fueran conmigo, yo también soy algo purista. Pero he decidido dar la vuelta a la tortilla y utilizar este reto como un acicate más para seguir leyendo a tutiplén, cantidad, pero también calidad (según yo la entiendo, claro). Además me hace ilusión coger un libro de mi estantería y pensar “¿qué categoría cubro con este libro?”.


Realmente opino que va a ser imposible que yo llegue a cubrir las 50 categorías de este reto lector que  mi hermana pescó por Pinterest. Soy realista y de un año a otro no creo que vaya a leer 3 o 4 veces más que otros años. Pero como os digo, este reto me motiva. Así que os animo a que os suméis al que voy a llamar #elretolectordemihermana. Avisadme por aquí o por twitter si os animáis a leer este año conmigo. A los que no os animéis, al menos os sugiero que me contéis qué andáis leyendo y si ese libro valdría para alguna categoría de la lista. Quién sabe, a lo mejor os pido prestado el libro…

Hoy además, vengo con contenido extra. Os dejo la plantilla que he hecho para poder seguir mi avance del reto. Y sólo digo una cosa: a estas alturas del año mi línea para el libro de más de 500 páginas ya está completada. ¡¡Hurra por mí!! Si quieres el imprimible de la lista de lecturas del reto, tan sólo tienes que pinchar en este botón: 

https://goo.gl/vuG56i
 



Por cierto hermanita, voto porque el próximo año el reto sea algo más “nuestro”, con categorías creadas por nosotras. Yo propongo: un libro del último premio Nobel de literatura, un libro publicado en el año de nacimiento del lector, un libro que quieras leer porque lo mencionan en otro libro, alguna relectura… Ahí lo dejo.

Próximamente os contaré cómo van mis lecturas.

3 comentarios:

  1. Perfe!!
    Acepto el reto personalizado del año que viene.
    El caso es no perder el ritmo de leer aunque sean dos paginitas al día (no nos engañemos, 50 libros en un año es cosa de seres superiores 😂😂)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acabo de dar cuenta de que la categoría "un libro del año de nacimiento del lector" ya está, pero vamos, que podemos imaginarnos mil...

      Eliminar
  2. Hoy he terminado de leer "El amor y la muerte. La tragedia de Eloísa y Abelardo", del novelista aragonés José Luis Corral.
    La voy a incluir en la categoría 19. Un libro basado en una historia real.
    Es una novela histórica que narra la vida de Pedro Abelardo, un gran filósofo de finales del siglo XI en Francia y de su gran amor, la joven Eloísa, que fue otra mente privilegiada de su tiempo y sin acceso a la cultura por el hecho de ser mujer.
    Sin embargo, ambos, por medio del amor que se profesaban, rompieron con todas las normas del momento y vivieron una pasión desmedida a los ojos de sus contemporáneos que culminó con la mayor dicha: el hijo fruto del amor. Sólo por vivir en aquellos siglos oscuros, esa dicha fue a la vez la mayor de sus desdichas.
    A partir de ahí... toda una sucesión de hechos insólitos que sucedieron de verdad, superando cualquier ficción.
    Desconocía totalmente esta historia. Me ha encantado.
    Una gran casualidad que termine de leerla justo el día de San Valentin.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...