viernes, 4 de septiembre de 2015

Niños de vacaciones, pensamientos efímeros y recuerdos de verano (II)



El verano comienza estrenando las alpargatas; las vacaciones, el día que madrugas para no ir a la oficina.
- Mami, ¿a que hoy estoy hablando mucho contigo?
- Mamá, ponme el pelo como Lobezno
Todo en calma, los niños en el agua. Paula sale y sin mediar palabra viene hasta mí y me dice, "mami, estoy bien".
El gesto genuino de Paula retirándose el pelo de las sienes.
- Mamá, ¿cuándo vamos a poder ir a vivir a otros planetas?
Las retahílas de “por qué” de los dos.
Paula comiendo un donut como si fuera lo único importante de la vida.
- Mamá, ¿cuándo vas a comprarme algo? (Ya lo hago todos los días, pienso para mis adentros).
- Paula - le digo
- ¿Que?
- Eres divina
- Te como - me contestó
Paula viendo sus fotos de bebé, estirando las manos y diciéndose a sí misma "ven quitina" (=ven chiquitina)
Me doy cuenta de cómo crecen cuando un día les doy la mano y de repente es más grande.
Los primos diciendo cosas como "He cogido cinco olas de mi vida" o "Es que Paula es más cuqui..."
- Paula, cómo eres
- Kuki
Sin embargo Paula odia su vestido más cuqui.
Celia (8 años) se inventa un concurso. Lo gano y me llevo un maravilloso masaje de hombros con olor a aftersun de toda la vida.
Gano por segunda vez (creo que con tongo) y me gano una sesión de peluquería.
¡Todos al tren con los abuelos! Me cuesta trabajo saber quién iba más feliz, si ellos o los nietos.
"Teno fiío", filtrado e interpretado  significa "quiero salir del agua". Paula, ¿salimos ya del agua? "No teno fío"
No sé cuántos días sin siesta, horas interminables de baño y juegos. El último día de playa, 21.22, "Diego, no te duermas que hay que cenar" 2 minutos más tarde "mamá, es que cuando cierro los ojos me cuesta mucho abrirlos".
- Mamá, ¿aquí hay feria?
- No
- ¿Y hay cacharros?
- Tampoco hijo
- Joooo, es que yo quería
Paula inventa juegos: yo pi, tú pa.
Misión imposible: hacer una foto en la que ninguno salga haciendo el tonto.
Escribo en la terraza y me resulta complicado comprender que se acercan meses en los que no podré parar aquí mucho rato. Aquí, en mi rincón, porque hará demasiado frío.
Me quedé con las ganas de enviar postales a familia y amigos.



Niños de vacaciones, pensamientos efímeros y recuerdos de verano vol I, aquí



4 comentarios:

  1. La vida con los peques, poco más que decir... agotadores pero divinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Creo que todos los padres sentimos profunda adoración por nuestros niños, aunque acaben con nuestra energía y muchas veces con nuestra paciencia. No sabríamos vivir sin ellos.

      Un saludo.
      Laura.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...