viernes, 10 de julio de 2015

Vacaciones (mens-tivales)



Desde que comenzó el verano, cada día, a las 4 de la tarde, comienzan mis vacaciones. En el mismo lugar donde paso el resto del año. Con las mismas personas. Los mismos inconvenientes y obligaciones que el resto del año. Sin embargo, me he concentrado en ver que tengo al alcance de la mano todo lo que necesito para que así sea. No hace falta irse lejos ni tampoco muchos días para sentir la presencia de las vacaciones y del verano. Tengo dos inmensos privilegios: uno, el haberme dado cuenta de que así puede ser, y dos, tener las ganas de que así sea. 

Dicen que quien no se conforma es porque no quiere. Pero en este caso no es conformismo. Es elección consciente.


Disfruto, me relajo, me tomo un granizado, me doy un chapuzón, leo un poco. Juego y coloreo con los niños, leemos algún que otro cuento. Adviertencia: nada es perfecto. Llegar a todo exige sobre todo ganas, ya que el cansancio del día a día y de madrugar sigue estando presente. Y los niños siguen con sus cosas: "yo hoy no quería cenar esto", "no me quiero bañar hoy". Y si no, órdenes que se repiten mil veces sin que nadie las haga caso o rasguños que parecen heridas de guerra por los gritos que provocan.

Hasta eso acaba provocándome hilaridad. Veo la intrascendencia de la situación y me entra la risa. Al final lo único importante es pasárselo bien.

Por eso he elegido que, cada día a las 4 de la tarde, aunque cada mañana tenga que madrugar para volver a la rutina laboral,  señoras y señores, comienzan mis vacaciones.

Seguid disfrutando del verano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...