miércoles, 1 de enero de 2014

La teoría ya me la sé

Llegó el 1 de enero. Cargado para muchos de buenos propósitos, de deseos de enmendar las cosas que menos nos gustan de nosotros y de dar un giro, radical o no tanto, a nuestras vidas. 

La teoría yo ya me la sé. Pero lo realmente difícil es poner en práctica todos nuestros buenos propósitos de año nuevo. Si alguien tiene la receta, que me la pase, porque la mayoría de nosotros no llegaremos más allá del día 10 cumpliendo eso que tanto deseamos.

Y para mi, la teoría, o lo que es lo mismo, el propósito más importante de este año que comienza, se resume en algo muy simple, que engloba y facilita el resto de tareas que nos buscamos para mejorar. Uno tiene que empezar por quererse a si mismo. Tienes la posibilidad de ofrecerle a tu propio cuerpo un amor devoto diario. Cuando te duches, cuando te bañes, trátalo con todo tu amor, con honor, con gratitud, con respeto. Cuando comas, toma un bocado, cierra los ojos y disfruta de la comida. Sólo imagina cómo te sentirás el día que sientas adoración por tu propio cuerpo. Se trata de honrar al Dios que reside en el interior de cada uno. Cuando te impones el objetivo de crear una relación perfecta entre tu cuerpo y tú, aprendes a tener una relación perfecta con cualquier persona. (Dr. Miguel Ruiz, La maestría del amor)

Y no debería quedarme sólo en esta ambición, sino ir más allá y tener presente esto cada mañana:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...