lunes, 31 de diciembre de 2012

Los propósitos

Hace justo un año, en pleno romance radiofónico (frustrado actualmente gracias al cambio de programas-locutores que sufrió la radio hace unos cuantos meses ya), pedían que la gente llamase para contar qué tradiciones mantenían en el día de fin de año.

A día de hoy, recuerdo 2, uno porque lo puse en práctica y otro porque supongo que añoro viajar (4 meses de sequía turista escuecen...). 

Una señora contaba que todos los años, en Nochevieja sacaba una maleta vacía del armario y daba una vuelta a la manzana con ella. Decía que eso le aseguraba un año de viajes y de conocer lugares nuevos. Nunca le había fallado, empezó a decir sitios que conocía y se quedó sola. Mis 4 meses sin viajar, avalan que esta no es la tradición de adopté... 

La que decidí adoptar era menos teatral. No me veo en Nochevieja paseando alrededor de mi edificio con una maleta... Pero pasado un año, veo que esa habría sido la opción más fácil. Por el contrario, convencí a mi marido de escribir, cada uno en un papel, nuestros propósitos para el año nuevo, guardarlos en un sobre y esperar un año entero para abrirlo y ver cuáles habíamos cumplido. El chico que lo contó en la radio guardaba ese sobre detrás de la nevera. Nosotros lo guardamos en un cajón, que espero que mi marido hoy recuerde bien, ya que yo creo que podría tardar otro año más en encontrarlo...

A lo que vamos. Creo que cuando hoy abramos ese sobre, a mi me va a dar un soponcio, y se me van a quitar las ganas de hacerme propósitos de año nuevo para el resto de mi vida. Por lo que recuerdo debí poner unos 10 o 12 , de los que sólo recuerdo 2: leer al menos 24 libros (incumplido, no estoy segura ni siquiera de haber llegado a 12) y adelgazar 2 o 3 kilos (incumplido, no sólo no los perdí, sino que con el embarazo se han visto multiplicados...). Bueno, recuerdo también algún propósito en plan bohemio, pero me da vergüenza verlo escrito aquí.

Así que hoy, en el día que acaba el año, no estoy segura de querer hacer propósitos para el año nuevo. Es difícil acabar haciendo cosas a las que no estamos acostumbrados, y estoy segura de que el año que empieza traerá y mantendrá en nuestras vidas aquellas cosas que acabaremos haciendo por puro placer.

1 comentario:

  1. ¡Hola!

    Yo también estoy en Madresfera, me gusta tu blog y te invito a que visites el mío! ¿nos seguimos? Gracias!

    Mamicool
    http://mamicool19.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...