domingo, 22 de abril de 2012

Sólo quedan 14 días

Mis amigas y yo llevamos asistiendo a la Carrera de la  Mujer de Madrid desde el año 2006, eso sí, de manera intermitente. Tan intermitente como es nuestra manera de correr. Y digo asistiendo, que no corriendo, porque todos los años a alguna le pasa algo que la impide correr: que si una se casa y no se quiere lesionar, que si otra ya viene lesionada, que si otra está embarazada…  Aunque os diré que igualmente vamos, unas corren, otras andan. Todos los años acabamos tan cansadas, que siempre decimos: yo el año que viene no vuelvo. Pero siempre hay una de nosotras que al año siguiente empieza a tirar de las demás, porque le pica el gusanillo de volver.

Así que este año de nuevo ¡¡¡nos vamos a la Carrera de la Mujer!!!

Yo creo que en el fondo, y a pesar del madrugón del domingo de la carrera, a todas se nos ponen los nervios en la tripa cuando llegamos al Retiro a por los chips. Cuando con el chip puesto, empezamos “venga venga, vamos a la salida”. Cuando ya es la salida y no podemos empezar a correr porque somos un montón de gente y eso no avanza. Cuando por fin llegamos a la línea de salida y ahí nuestro tiempo empieza a contar. Empezamos con ganas, adelantando, haciendo eses para esquivar a las que van más lento. Con los nervios de nuevo en la tripa cuando sólo quedan 500 metros para llegar y llegamos y cruzamos la línea de meta, un año más… hemos acabado la Carrera de la Mujer!!!

Esa carrera supone la unión de 22.000 mujeres que ese día corren por una gran causa. Por eso el ambiente está lleno de endorfinas y es imposible no estar contenta a pesar del esfuerzo de correr 6,6 km. Pero el mejor sentimiento es pensar que si las mujeres nos uniéramos con tantas ganas para tantas otras grandes causas, este mundo sería bien distinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...