lunes, 19 de marzo de 2012

El día del Padre


Hay cosas que nadie te explica nunca. Cuando una ha formado su propia familia, el día del padre, ¿sigue siendo el día de tu padre, o pasa a ser el día del padre de tus niños? ¿Vale con que tu hijo le regale a su padre el trabajo manual del cole o tú también tienes que hacerle un regalo? ¿Se ofende tu chico si sólo recibe ese regalo? Claro está que dependerá de cada caso. Dependerá de si crees en estos días comerciales o si te mueres de la ilusión con la llegada de cada uno de ellos.

Yo, para guardarme las espaldas, le he preguntado a mi chico. Y me ha contestado que el regalo de su nene le hará feliz, y que de mi sólo espera que ese día le quiera mucho. Pero como yo soy muy mía, he decidido hacerle mi propio trabajo manual, en forma de redacción de cole.
 

Querido papá de mi adorada familia,

Sé que todas las mamás piensan que tienen en su casa al mejor padre del mundo. Prefiero que no se enteren de que no tienen razón, no vaya a ser que quieran que sus polluelos migren a nuestro nido y entonces… entonces imagínate!!

El mejor papá del mundo, prepara los biberones como nadie y lleva a su hijo a ver animalitos los viernes por la tarde. Le dice qué es una moto y qué es un coche. Le cuenta qué es el pantalón y qué es el jersey. Le pasea orgulloso en su triciclo de bomasponja (bautizado así por el abuelo) y le sube al tobogán (sin el triciclo, claro).  Le hace reír sin parar y le da tooodas las galletas del mundo. Le lleva contento al cole por las mañanas y le lee el cuento del pollo Pepe por las tardes. Le hace baños de espuma y le pone el pijama viendo dibujitos. Le enseña la peli de Kung Fu Panda y la de la ¡¡Copa Pistón!! Sabe quién es Pato, Ely y Pajaroto,  y sabe en qué capítulo a Goofy no le duele la cocorota y Daisy pregunta a diestro y siniestro “¿Pues quéeeeee te paaaasaaaaa?”

El mejor papá del mundo que vive en mi casa, saca energía de donde ya no la hay, porque el mejor papá del mundo se levanta por las noches, a la 1, a las 3, a las 5, a las 6, cada vez que la personita que le dio el título de papá se queja porque no encuentra el chupete. O porque ha decidido que quiere ir a la cama de los papás.

Y sobre todo es el mejor papá del mundo porque es un papá feliz y siempre, siempre le pone una sonrisa a la vida.

Y aunque este papá es el mejor papá del mundo, creo que empata con mi propio papá. Que a pesar de ser abuelo, sigue siendo un niño y ve dibujos con sus nietos, les hace cosquillas en la barriga y sigue imitando al burro y al pato Donald, igual que cuando yo era pequeña. El papá que silbaba con alegría cuando venía del trabajo y veía correr a sus polluelos por el parque para recibirle con un abrazo. El papá que me enseñó a montar en bici, el que colgaba el columpio del árbol los días de campo, el único papá que jugaba con todos los niños esos mismos días de campo. El papá que se prestaba a todas las cosquillas del mundo y el que acababa haciendo los trabajos manuales del cole. Pues ese sigue siendo mi papá, aunque ahora ejerce tooodas estas funciones como abuelo.


Y para acabar esta redacción, sólo me queda decir que a mi papá le quiero un montón, y que amo al papá de mi adorada familia. Te quiero siempre. Todos los días. Todo el rato. Y estoy segura de que cuando nuestra bolita sepa hablar, te lo dirá él mismo y como yo, no te cambiará por nadie.



Espero que el profe me ponga buena nota…




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...