domingo, 5 de febrero de 2012

Lolás

Cuando tenía unos 9 o 10 años fui un día con mi madre y mi hermana (3 años mayor) a una peluquería de barrio. Mi hermana quería hacerse una permanente  y una amiga de mi madre nos recomendó el sitio. Lo regentaba un tipo histriónico, súper divertido y alocado, pelo teñido, blazers de colores… creo que, desde mi perspectiva de niña, era poco frecuente para la época. Para él, todo lo que hacía, incluso las permanentes, era lolás… he tardado 23 años en entender que lo que él llamaba lolás, lo que mi madre y su amiga repetían que era lolás, realmente era lo last…
Eso me hace preguntarme de qué sirve tener lo last, ser lo last, estar en los sitios lo last… si lo last también pasa de moda (¿quién se hace hoy en día una permanente?).
Pero si con 10 años yo iba a sitios lo last con mi madre y con mi hermana, quiero volver al pasado y hacer lo last del futuro. Así que aquí estamos, lo last de lo last es tener un blog. Contemos nuestra vida en “Mi blog es lo last”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...